domingo, 5 de abril de 2015

Sine díe

El silencio ya no es silencio. Un resplandor de caricias ha amanecido en mis vísceras sin dejar rastro. El silencio ya no es silencio. Las molduras del alma apenas han descrito un susurro cuando el aroma inmenso de tu aurora desplegó su esencia. El silencia ya no es silencio. Ni el tiempo ha sido tiempo, ni lo será desde este momento, ni los anhelos tendrán sentido más allá del recuerdo. El silencio es, el mismo paraninfo de la última primavera, el sueño, la luz y el tiempo, el arca volátil en tu río, el perfume , el viento, el tintineo. El silencio ya no es el silencio, es la paz de un niño, los ojos de un esclavo liberado y la algarabía de un relato, de un puñado de palabras de algún pobre insensato que ha visto luz cuando el silencio, no era mas que tú.

1 comentario:

Paloma M.P. dijo...

Muy bonito, me ha emocionado mucho.
Un saludo.