viernes, 26 de diciembre de 2014

Solo

Me siento solo. Solo con los pasos de unas huellas que se borran, de las luces que se funden con los ocres del horizonte. Me siento solo. Solo con el alma y mis cadenas, con el hábito morado, con las yagas de mis manos, con el corsé abrupto que cosió mis labios, solo con el ácido veneno de mis esputos como único alimento. Me siento solo en un boceto de oscuridades derretidas y hastiado tanto de mí como de lo que digo. Me siento solo.

1 comentario:

Manuela dijo...

Veo la belleza en lo que escribes. Belleza de un corazón sincero, abierto y capaz de ahondar en la oscuridad que todos llevamos dentro, allá donde pocos se atreven a entrar. Para conocerse hay que enfangarse...y mucho.
Es un placer leerte, como siempre :)
Besos