martes, 23 de noviembre de 2010

Crónicas

Sigue muriendo espeso el sabor tibio en los labios, casi sin derretirse aún y buscando sonrisas de diciembre en un año ahogado en sinsabores y barrizales. La espesa niebla de un otoño gris como el verano emancipado de sus entrañas y caduco como la lluvia de este martes, no se disipa aún de mi horizonte. Ato nudos a destajo y sigue el vendaval golpeando con fuerza el mástil que apenas sostiene la mayor desgarrada y ensangrentada de espadazos de una furia eléctrica y feroz de la vida misma en sus avatares. Siempre hay luz, y calma, allende la tempestad, pero no por ello alzar la vista es menos doloroso, ni deja de caer el mundo en su esfericidad al vulgo terrestre frente a mis ojos.

4 comentarios:

Juanma dijo...

Y sigues escribiendo maravillosamente bien.

Un fuerte abrazo, querido Miguel.

Manuela dijo...

Qué lindo escribes, Miguel.
Ninguna tempestad será eterna, ni al alzar la vista encontrarás todos los horizontes dolorosos, claro que no. Tú has visto muchos, y algunos te hacen sentir invulnerable ;-)

Dama dijo...

Saldrá el sol, pese a todo.

Dama dijo...

Salud y suerte para este año que viene. Muchas felicidades.