lunes, 27 de octubre de 2008

Música

Hay lugares, como huellas en la memoria, que duermen en letras de canciones. Parece que sus autores vivieran contigo, despertaran de tu cama o los vieras al fondo del pasillo escribiendo sus canciones en tu escritorio. Te identificas con estrofas que escuchas en el autobús, al cambiar la emisora del coche, al ver un anuncio, al quebrar la puerta de un establecimiento. Me pregunto si la vida está hecha de historias que se acumulan en compartimentos estancos, tan iguales como las vidas clónicas de los que las padecemos en distinto tiempo. Será un ciclo que nos abarca a todos el de la existencia que milimetra el paso de su movimiento para no coincidir, pero que se repite como su nombre indica.
No se lo que será exactamente pero me gusta escuchar canciones que me traen recuerdos, malos y buenos, porque parece que la vida no solo se detiene, sino que retrocede, vuelve, y siento aquellos momentos de nuevo, con la misma ilusión, nerviosismo, inquietud. Hablar de la vida es lo más normal del que lo hace, nos pasamos la vida hablando de la vida, pero es necesario. La música es un complemento más, importante, pero que tiene el poder de temporizar los hechos, de rememorar a golpe de corchea aquel momento que no eres capaz de rescatar de tu memoria con el esfuerzo humano de la sinopsis.
Hoy llevo en el coche libros escritos que solo puede leer la máquina láser que los reproduce, pero seguramente pueda interpretarlos con una llave que solo yo tengo. Cada uno la suya, pero la mía la guardo yo, no puedo entregarla, ni compartirla, solo a mi me abre las puertas de un sentimiento que nació y morirá conmigo, que le pone música a momentos, que escribe con blancas los silencios de mi vida. Me hace ilusión recordar, es un momento único para sentirme vivo y vivido, para demostrarme que camino. El refuerzo necesario para comenzar un lunes, que como todos tiene muy buena pinta, solo me falta algo,- bueno, lo de casi siempre- pero ya voy entendiendo que en la existencia no se consuma la plenitud, no me conformo pero lo asumo, mientras escucharé, sentiré.

8 comentarios:

Juanma dijo...

Siempre hay que tener a mano, querido Miguel, una canción para escuchar. Es hermoso escuchar canciones en soledad, quizá más que en compañía. Bueno, no sé, qué complicado...
Un abrazo.

sevillana dijo...

Hola Miguel (seguro que tu nombre no se me olvida pues te llamas como mi hermano)
He estado dando una vueltecita rápida por tu blog y prometo leerlo esta misma tarde.
Yo también te agrego al mio.
Saludos

radioblogueros dijo...

Hola Miguel, soy Ali Trujillo de "La radio de los blogueros", mándame tu email a alitrujillo@gmail.com.

Gracias

Manuela dijo...

Hay algo divino en la música cuando entra en contacto con cada uno...lo describes tan bien que es imposible quedar indiferente, pues todos hemos sentido eso alguna vez. Saluditos

Miguel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La gata Roma dijo...

Te comenté esta mañana pero no se colgó.
Siento haber tardado tanto en devolverte la visita, ando de cabeza, casi sin tiempo para recordar que la verdad, la mentira, mi vida, lo que fui y muchas cosas más están en esas canciones que forman mi BSO personal
Kisses miles, volveré, aunque suene amenazante.

BLANCA dijo...

Maravilloso Miguel;
Mientras leía escuchaba aquella canción de mañana tan llena de recuerdos y con sabor a mar.
Dejas muy buen sabor con tus letras y aún más con tú música.
Un saludo

Miguel dijo...

LA música de nuestras vidas, aquellas notas musicales que nos hacen sentir. Siempre tengo a mano una buena canción como me recomiendas Juanma, es necesario. Llevas razón en esa dicotomía, es dificil elegir. Sevillana, te seguiré de cerca, me parecieron notables los apuntes que encontré en tu blog. No se si será divino Manuela, pero es maravilloso recordar, nos mantiene vivos.
Gata, tu y tus magníficos "palabros", como estratográficos recuerdos, exactamente así, la BSO personal de una vida, me gustó la definición, inmejorable. Blanca, lo defines bien, la música tiene sabor, sueños, y todo lo que le da emociones a la vida, gracias por tus palabras.

Besos a todos.